UNA EXTRATERRESTRE EN LA COCINA

Bacalao al pil pil después de los cincuenta

Odisea al pil pil

descuento-restaurantes-losgastronautas-ventajonEl fallido intento de cocinar bacalao al pil pil me ha enseñado dos cosas: primera, no te toques la nariz si has estado manipulando previamente una guindilla, y segunda y más importante, descarta esta receta si ya se ha rebasado la frontera de los cincuenta años.

El secreto del bacalao al pil pil es la salsa, cuyos ingredientes únicos son el aceite y el ajo. ¿Cómo se consigue? Ahí radica la perversidad de este proceso: hay que mover la cazuela durante unos veinte minutos ininterrumpidos hasta que el aceite, mediante no sé qué alquimia, se emulsione. A este efecto se le llama “gupilada” y es el rito que define el pil pil.

¿Ustedes son conscientes del tormento que supone para una cincuentona, que afronta con horror su primer día de playa, el movimiento de un brazo bamboleante? ¡Durante veinte minutos! El diálogo interno es devastador:

—Santa Cristinita bendita, cómo se mueve el colgajo del brazo. Definitivamente, este verano no me pongo tirantes. Me voy a comprar camisetas de manga francesa, que es muy elegante. Por Dios, parezco un murciélago. Lo que tendría que hacer es volver al gimnasio: creo que la última vez que lo pisé fue el 2 de enero, por lo de los propósitos. Eso sí, la cuota la pago ¡Y la taquilla y todo!

Y yo, venga mover la cazuela con un brioso movimiento de muñeca. Y ese trozo de piel que recubre el bíceps, venga aletear. Total, para nada. Como podrán ustedes comprobar en los vídeos que adjunto, todo este ritual ha sido en vano. He sido incapaz de conseguir que el aceite tibio (entre 35 y 60 grados, como si pudiera yo aplicar al fuego el termómetro de oído de mi hijo) reaccionara con la gelatina desprendida del bacalao y se convirtiera en una salsa dorada y untuosa, parecida al all-i-oli.

Este homenaje a Elena Santonja, ideado por mi jefe Gastromanso, ha sido un fiasco. El cochifrito salió seco, el bacalao al pil pil no ha emulsionado. Esta noche me he despertado abruptamente, aterrorizada. Soñaba que mi jefe entraba en la cocina y me cantaba:

—Niña, no quiero platos finos, vengo del trabajo y no me apetece pato chino. A ver si me cocinas papas con arroz, bonito con tomate, cebolleta en vinagreta y migas con chocolate.

Quizá te interese ...

Me han salido unas lentejas Portland (cementosas)

SABINA PONS

Chipirones en la tinta de una sepia que andaba por ahí

SABINA PONS

Bajita y pálida: así me ha salido mi tarta de queso con castañas

SABINA PONS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar Leer más