Trucos y Consejos

Cosas que no debe cobrar un restaurante

La factura del restaurante

Habíamos salido a cenar con mi cuñado a un restaurante junto al mar. Cuando terminamos y el camarero solícito me entregó la cuenta, mi cuñado me la arrebató de las manos. “Invito”, nos dijo en un gesto de buena voluntad, en contraprestación por el hospedaje.

Al echar un vistazo a la factura, saltó como un resorte. “¡Nos han cobrado las aceitunas que yo no he pedido!”, gruñó. “¡Y los cubiertos! Se van a enterar”, bramó. Yo quería que me tragara la tierra. Él a lo suyo. Que cómo es posible. Qué qué se han creído. Que menuda estafa.

En el fondo no le faltaba razón, pero a mí lo de montar pitotes siempre me ha provocado mucho rubor. Quizá el problema es mío, porque de esa vergüenza mal entendida sacan provecho los caraduras.

descuento-restaurantes-losgastronautas-ventajonDe aquel incidente han pasado un montón de años. Y aún sigue vivo en mi memoria. Después de un rato, mi cuñado cejó en sus reclamaciones por deferencia hacia mí, que lo estaba pasando fatal. Mientras él protestaba yo miraba hacia las baldosas, esperando que el suelo se abriera y me llevara hasta lo más profundo donde no pudiera escuchar el cruce de reproches con el camarero.

El caso es que este suceso ha vuelto a mi memoria a raíz de unas recomendaciones de la asociación de consumidores FACUA. Al leerlas me he dado cuenta de que no iba tan desencaminado mi cuñado (¡ay, los cuñaos! Con lo majos que son).

Aquí os dejo las malas prácticas de algunos restaurantes a las que podemos oponernos como consumidores. Si mi cuñado hubiera tenido este documento, aquella cena se habría alargado hasta la madrugada como mínimo

Las sugerencias del chef también tienen precio. ¡Que lo digan!

Los comercios son libres de cobrar lo que quieran por su producto, aunque sea realmente desorbitado, pero siempre habiendo indicado claramente su precio y no como una “sorpresa” en la cuenta.

Lo mismo ocurre con las bebidas, cuyo importe muchas veces ni siquiera aparece indicado, así como con aquellos platos fuera de carta. Las míticas sugerencias del chef. En caso de productos de temporada, como pueda ser el marisco, la etiqueta PSM (Precio según mercado) está bien, pero debe de ir acompañada de un importe actualizado.

Cobrarte por “extras”

Te sientas en la mesa, pides, y sin haberlo indicado el camarero te trae una bandeja de pan, ¿pueden cobrártelo? Sí, siempre y cuando lo consumas y su precio aparezca indicado en la carta. Lo mismo ocurre con los aperitivos o tapas, que suelen intuirse como gratuitos pero podrían ser cobrados como un extra, de nuevo siempre y cuando su precio aparezca reflejado en la lista de precios.
ATENCIÓN: En el caso de los cubiertos o ir al baño, el restaurante no puede cobrar por un elemento que es fundamental para la realización del servicio.

Como indica Facua, si el cliente pide un medicamento para el dolor de cabeza, tampoco puede hacerse negocio del mismo. No solo eso, tampoco puede suministrarse, al ser competencia exclusiva de farmacias o centros médicos, pudiendo provocar un serio problema para el establecimiento si el cliente sufre algún problema de salud debido a contraindicaciones del fármaco.

El IVA, clarito

Otro de los principales actos de pillería en bares y restaurantes, incluidos locales con Estrellas Michelin, es jugar con los precios indicando un importe que no incluye el 10% de IVA. Según indica el artículo 20 de la Ley de Consumidores y Usuarios, debe indicarse “el precio final completo, incluidos los impuestos, desglosando, en su caso, el importe de los incrementos o descuentos que sean de aplicación a la oferta y los gastos adicionales que se repercutan al consumidor o usuario.”

Esto quiere decir que tampoco está permitido que en la carta se indique el típico “Precios sin IVA”, ya que no debe ser el cliente quien calcule el precio final, sino que el mismo debe de esta ya claramente reflejado.

Y si hay sobreprecio en la terraza, se avisa

Lo mismo ocurre con el incremento del precio por sentarse en la terraza. Es legal, pero el desglose de precios debe ser claro y no limitarse a indicar un aumento sin que el cliente sepa a qué va a enfrentarse si decide sentarse fuera.

Pago con tarjeta

Llega la cuenta y el cliente no tiene efectivo, pero tampoco funciona el datáfono. Es algo que el local debería de haber avisado con antelación, ya sea de palabra o indicándolo de manera visual en algún lugar visible.

Quizá te interese ...

¿Qué puedo hacer para ligar salsas?… Y otras dudas culinarias

Los Gastronautas

Trucos de Navidad: cocer marisco como toca

GASTROMANSO

Consigue tu tarjeta VENTAJON y ahorra en gastronomía

Los Gastronautas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar Leer más