UNA EXTRATERRESTRE EN LA COCINA

Easy as pie (pan comido)

[Esta vez os haremos un ‘spoiler’: Sabina perpetra la receta con éxito aunque, como se ve en el vídeo, bordeó el desastre en algunos momentos]

Los británicos tienen fobia a las intromisiones ajenas. Yo también, por eso me caen simpáticos. Que la gente se inmiscuya en nuestras vidas nos asusta, nos desequilibra. Por ejemplo, suena el portero automático y resulta que unos amigos que pasaban casualmente por el barrio han decidido hacernos una visita. ¿Qué hacemos los británicos y yo? Nos angustiamos, miramos alrededor en busca de un pasadizo secreto por el que escapar. Los latinos, en cambio, tienen la flexibilidad de Nadia Comaneci y acogen con alegría los imprevistos, las interrupciones y los pareceres del vecino. Todo eso tiene su reflejo en la cocina.

Los británicos son corteses, cívicos y sobrios y eso se refleja, asimismo, en la gastronomía patria. También son belicosos, chauvinistas y padecen de estreñimiento emocional, como sus platos estrella.

He pasado cuatro días en Londres y puedo asegurar que no existe ciudad en Europa con mayor oferta gastronómica. Los locales que hacen negocio del beber y el comer se suceden puerta con puerta a lo largo de calles y avenidas. Es imposible pasar hambre en la megalópolis, imposible. La transacción comercial muchas veces se reduce a entregar libras esterlinas a cambio de llenar el buche, sin que que medie placer alguno en el intercambio, pero hambre no pasas.

—Ya que has asomado el belfo por Westminster —comenta mi jefe, Gastromanso, que en cuanto se refiere a naciones otrora enemigas  adquiere el habla del Siglo de Oro—, ¿por qué no glosas el yantar de la Pérfida Albión?

—Bueno —digo yo, resignada.

—Ten entonces la bondad de prepararme un Shepherd’s Pie.

—Excuse me? —apunto yo.

—Ay, Sabina, hija, un pastel de carne.

Es entonces, al apuntar la lista de ingredientes, cuando me doy cuenta de que la receta es cortés, cívica y sobria. No hay que deshuesar, ni extraer paquetes intestinales ni pringarse los dedos con las entrañas de un ser vivo. Los productos son  sencillos: patatas, zanahorias, cebollas, carne picada de ternera. Para conseguir las hierbas y especias -orégano, tomillo y nuez moscada- que constan en la receta no es necesario descolgarse por un precipicio del Himalaya ni viajar a Macao. Solo sufro un instante de desazón cuando, en mitad de la compra, leo “añadir unas gotas de salsa Worcestershire”. Pregunto entonces a mi amiga Carmen, que se queda muda al otro lado del teléfono y, tras unos segundos de duda, me devuelve la pregunta:

—¿Worcestershire? ¿Estás segura de que eso no es una raza canina?

—Son británicos, Carmen, los pioneros de la Revolución industrial, los creadores del jardín inglés, su cielo iluminó a Shakespeare y a Turner. No comen perro.

—Tú infórmate, que con el Brexit están muy descentrados.

Pregunto a una cajera sorprendentemente gentil, que me confirma que eso que busco se conoce como salsa Perrins: “Los españoles la compran para sazonar el Steak Tartar y los abuelos ingleses para darle vidilla al Bloody Mary”. Yes, I adore it!

Una vez en casa, acometo el pastel inglés con el temperamento flemático del dramaturgo Noel Coward, del que cuentan que tocaba el piano en el Hotel Savoy mientras caían las bombas sobre Londres. No me pongo nerviosa, no me conmuevo, no muestro emoción alguna. ¡Y funciona! El pastel se deja hacer sin aspavientos: una capa de carne picada guisada a fuego lento y fuertemente sazonada, otra capa de contundente puré de patata, una cubierta de queso rallado y a gratinar al horno.

Una preparación sencilla que te deja tiempo libre para leer el Times y conquistar Hong-Kong.

 

Quizá te interese ...

Croquetas canónicas

SABINA PONS

Sopa para enfermos que levanta a los muertos

SABINA PONS

Bajita y pálida: así me ha salido mi tarta de queso con castañas

SABINA PONS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar Leer más