Sin categoría

¿Máquinas que venden consuelo o chips saludables?

¿chips saludables?

La Administración ha declarado la guerra a las máquinas de porquerías. En realidad se llaman máquinas de vending de refrescos y snacks, pero cualquier madre que se precie las denomina máquinas de porquerías. Son aquellas que exhiben chocolatinas, bollos, zumos azucarados, caramelos, frutos secos tostados y un largo etcétera de alimentos que no alimentan, pero consuelan.

En Baleares, ya son muchos los institutos y colegios de secundaria que han sustituido los alimentos extra grasos por fruta fresca, bocadillos integrales, agua y productos lácteos ligeros. A mí me parece bien, siempre que en los centros de trabajo mantengan la opción híper calórica junto a la alternativa sana. La comida como fuente inagotable de aliento y serenidad es un tema de larga tradición. En la televisión local en la que colaboraba de jovencita había una máquina de porquerías que ofrecía unas bolsas de maíz tostado que eran pura gloria. Sabían a sal, a pimienta, a guindilla. Te estallaban en la cavidad bucal como una bengala de sabor. Cada vez que me sentía frustrada o harta o aburrida, la bolsita de maíz me ofrecía consuelo y compañía. Una manzana royal gala no me hubiera dado ni la mitad de amor.

descuento-restaurantes-losgastronautas-ventajon
Consigue tu tarjeta VENTAJON y empieza a ahorrar.

Las tendencias gastronómicas de 2019 apuntan a la popularización de los chips saludables, que dentro de nada se podrán comprar en las máquinas. Los hay de todos los sabores: de garbanzo, de alga, de brócoli, de lentejas, de coco, de kale o de mango. La mayoría tiene las mismas calorías que el producto al que pretende sustituir, por lo que no le veo mucho sentido al cambio. Es verdad que los nuevos chips prescinden de ingredientes químicos, pero si lo que se pretende es evitar el sobrepeso y la obesidad no están alcanzando su objetivo.

Hoy he probado tras alternativas a la patatilla basura y estas han sido mis conclusiones.

_ Chips de Kale. Creo que no he comido nada tan poco atractivo al paladar desde que, de pequeña, mi abuela me obligó a zamparme un filete de hígado. Por Dios, qué cosa más mala. Sorprendentemente, alguna de mis amigas ha dicho que no le disgustan, que tiene “saborcillo”. Los chips de Kale que he probado son de la marca Organic Sac, son bajos en calorías y provienen de agricultura ecológica. Como aperitivo los descarto, pero quizás tengan su gracia aderezando carnes o ensaladas.

_ Chips de coco. Una bomba calórica que está riquísima y que confirma la regla que dicta que cuánto más azúcar, sal o grasa lleva un alimento, más sabroso resulta. No hay tutía. El que he probado es de Tiger Stores y consiste en tostar rodajas de coco y bañarlas en azúcar de caña y sal marina.

_ Chips de brócoli. Un tentempié curioso que se consigue deshidratando un ramillete de brócoli y friéndolo en aceite de arroz. Tiene bastantes calorías, supongo que porque el aceite de salvado de arroz (no lo había oído en mi vida) le otorga cierta consistencia crujiente. Es de la marca Greenday, apto para veganos y tiene un 1% de sal.

Quizá te interese ...

Así es un desayuno típico de China

GASTROMANSO

Chao nian gao, los óvalos que vuelven loco a Marcos Martínez

Los Gastronautas

Las galletas de Inca fascinan a los chinos

Los Gastronautas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aceptar Leer más